corazones solidarios

La delegada de Participación Ciudadana, Ana Aragoneses, ha recepcionado esta mañana, cinco contenedores de forja metálica en forma de corazón destinados al reciclaje de tapones de plástico donados por  Stone&Music Festival. El Consistorio, a su vez, cederá su uso durante un año a distintas causas sociales de la ciudad que recibirán la recaudación obtenida en la venta del material plástico

En este sentido, ‘El Mundo de Alex’, ‘Princesa Ana’, ‘Por Odín’, ‘Fundación Síndrome de Dravet’ y la Asociación de Epilepsia de Extremadura (AEDEX), representados en el acto de esta mañana, serán los primeros proyectos que reciban los beneficios de esta acción.

De cara a la rotación de otras asociaciones o proyectos a partir del verano que viene, la delegación de Participación Ciudadana solicita a las entidades interesadas que hagan llegar su interés a la dirección de mail participacionciudadana@merida.es. “Queremos que este se convierta en un proyecto activo cuyos beneficios lleguen al mayor número de asociaciones posibles, de cualquier índole, y creemos que esta es la mejor manera de hacerlo”, ha explicado la delegada de Participación Ciudadana.

Aragoneses ha agradecido “este gesto de Stone&Music por su contenido social y creo que Mérida, como la ciudad solidaria que es, va a responder de una manera contundente, por lo que te tomamos la palabra Carlos y seguro que el número de corazones crece al año que viene”, en alusión al compromiso de Lobo de incrementar el número de contenedores en años venideros

Los corazones solidarios, realizados por un artesano de la forja de Torremejía, se situarán en la rotonda polígono Heredad (entre calle Rosalía de Castro y Avda. José Saramago de Sousa); en la zona peatonal de la calle Muñoz Torrero (Los Bodegones), junto a la rotonda del Padre Panero en Juan Carlos I; en la confluencia de la calle Astorga con la Avenida de Las Abadías y en el Parque López de Ayala, según ha anunciado la delegada de Participación Ciudadana, Ana Aragoneses.

El director del Stone & Music Festival, Carlos Lobo, ha mostrado su satisfacción porque una acción como esta haya visto por fin la luz. “La teníamos prevista para el mes de abril/mayo. Para nosotros era la más importante de nuestro Plan de Responsabilidad Social 2020. Quizás por sus tres objetivos: impulsar el reciclaje, colaborar y aportar visibilidad a cada uno de los proyectos a los que se destinan los beneficios y devolver de una manera especial todo ese cariño que la ciudad nos ha dado en cada uno de los cinco años de Stone”.

En este sentido, Lobo ha recordado que pese a que la situación no está para celebraciones “por todo lo que estamos viviendo”, Stone&Music Festival llega a su quinta edición y creemos que “esta es la mejor forma de conmemorarlo con la ciudad que tanto nos ha dado en este tiempo”.

ASOCIACIONES BENEFICIARIAS

EL MUNDO DE ÁLEX. Álex tiene 7 años y padece síndrome de Cach, una enfermedad rara de tipo neurodegenerativo, causada por una alteración en el cromosoma 22. (https://www.facebook.com/elmundodealexxx)

LA PRINCESA ANA.  Ana es una niña de seis años que sufre un 65% de discapacidad y que necesita terapias para conseguir hablar y comer por sí misma. (https://www.facebook.com/profile.php?id=100033071357585)

POR ODÍN. Odín es un bebé de quince meses, el pequeño de cinco hermanos, a quien al mes y medio de vida descubrimos una grave malformación cerebral, su cerebro se quedó en la semana doce de gestación y no se le desarrollaron los surcos cerebrales, una enfermedad rara, Lisencefalia, que afecta a uno de cada 11 millones de niños. (https://cutt.ly/Dd2v7lE)

AEDEX. La Asociación de Epilepsia de Extremadura pretende mejorar la calidad de vida de la persona epiléptica en Extremadura y su entorno familiar más próximo, reduciendo y ralentizando su deterioro cognitivo, con terapias, apoyo e información. (https://www.facebook.com/epilepsiaedex)

FUNDACIÓN SÍNDROME DE DRAVET. La Fundación Síndrome de Dravet nació el 31 de mayo de 2011. El germen inicial fue un grupo de padres luchadores que no se resignaron a seguir el dictado de la enfermedad que ataca a sus hijos, el síndrome de Dravet, una epilepsia catastrófica de la infancia que comienza durante el primer año de vida, dejando graves secuelas neurológicas. Este grupo de padres no se resignó y decidió luchar contra la enfermedad a través de la investigación y para ello crearon la Fundación. El síndrome de Dravet es una encefalopatía epiléptica de grado muy severo que se inicia en el primer año de vida, con crisis habitualmente desencadenadas por la fiebre, a las que sigue una epilepsia farmacorresistente. A partir del segundo año, tiene lugar un enlentecimiento del desarrollo cognitivo del niño. (https://www.dravetfoundation.eu/)

Declaraciones de Ana Aragoneses y Carlos Lobo: