expo-olga-moya

El delegado de Cultura, Antonio Sánchez Barcia, ha inaugurado ayer, en el Centro Cultural Alcazaba, la exposición ‘Agua Viva’ de la artista emeritense Olga Moya, que se podrá ver del 17 de diciembre al 4 de enero. En la presentación, el delegado ha señalado la importancia de acoger muestras de “nuestros artistas y así darle la oportunidad a los emeritenses de poder disfrutar de sus obras”.

En total, son 31 los trabajos que expone moya en las paredes del Alcazaba. La artista ha destacado que, desde que era pequeña le ha gustado dibujar, pero “mi elección de vida no me llevó al mundo de la creatividad, antes tuve que aprender las lecciones que nos imponemos y fue perfecto”. Ha destacado que lo dejó todo, el trabajo, la casa… “y me fui a vivir a las montañas, allí aprendí a vivir en conexión con la tierra y conmigo misma y cuando mi mente paró salió de nuevo la creatividad que había olvidado”.

En este sentido ha señalado que “la naturaleza se mostraba diferente, los colores, las formas, todo era más intenso y hermoso” de esta manera quiere “mostrar todo lo que no recordamos, la secuencia Fibonacci, la ecuación aurea, la energía, los armónicos platónicos, el toroide, las matemáticas…y así hice, comencé a dibujar sin pensar, sin buscar, tan solo fluyendo y dejándome llevar por los colores.”

Geometría, matemáticas, color, vibración y las emociones que están escondidas en la naturaleza y que nos la muestran en todas las escalas desde las diatomeas hasta las galaxias.

Declaraciones de Antonio Sánchez Barcia y Olga Moya: