NeuroredesEl Conservatorio Profesional de Música Esteban Sánchez de Mérida junto con la Delegación de Diversidad funcional e inclusión del Ayuntamiento de Mérida pone en marcha la 4ª edición del proyecto Neuroredes, destinado a emplear los beneficios que el aprendizaje de la música proporciona a las habilidades neuropsicológicas del ser humano.

Así, los elementos de la música se utilizan como herramientas para la rehabilitación, estimulación y desarrollo neuronal consiguiendo una mejora física, psíquica y emocional de los pacientes a través de la Metodología SINUDI, programa innovador en la investigación en estimulación neuronal.

Con Neuroredes el Conservatorio, abre así sus puertas a personas con discapacidad intelectual, dándoles cobertura para su rehabilitación y desarrollo, mejorando su calidad de vida física, psíquica y emocional sin olvidar el beneficio que conlleva socialmente y demostrando que la música no tiene límites intelectuales ni barreras emocionales.

Está dirigido a personas con discapacidad intelectual a partir de los 7 años. La duración es de 30 horas lectivas. Las plazas son limitadas (12) y tiene un horario los miércoles de 18 a 19 horas.

La preinscripción se realizará mediante impreso firmado en la Secretaría del Conservatorio del 21 al 25 de octubre. El curso es gratuito y sólo se deberá abonar el importe de un seguro escolar. Para ampliar más información o resolver cualquier tipo de duda está disponible el teléfono 924 330 660 o el correo electrónico conservatorio@merida.es

Durante el curso 2016/17, de forma paralela a la implantación de la Asignatura Neuropsicología de la Música y conjuntamente con la Delegación de Atención a la Discapacidad del Ayuntamiento de Mérida, el Conservatorio a través del mismo equipo docente implementó por primera vez el proyecto NEUROREDES, que partiendo de la materia antes mencionada surge de la necesidad de mostrar los beneficios neuropsicológicos de la música. Con el Proyecto Neuroredes el Conservatorio pretende abrir por primera vez sus puertas a personas con discapacidad intelectual, dándoles cobertura para su rehabilitación y desarrollo, mejorando su calidad de vida física, psíquica y emocional sin olvidar el beneficio que conlleva socialmente y demostrando que la música no tiene límites intelectuales ni barreras emocionales.