El alcalde ha solicitado a la Junta el traslado del Centro de Educación de Personas Adultas al Juan XXIII para dinamizar este edificio público y dotar al barrio de servicios educativos

18/02/2022 | Alcaldía, Educación

  • Así lo ha anunciado durante la sesión plenaria de hoy donde ha avanzado que Consejería y Ayuntamiento trabajarán para que el traslado sea efectivo en el próximo curso
  • Con el cierre escolar del Colegio Juan XXIII, surge una importante oportunidad e innovación educativa en esa barriada”, ha explicado Rodríguez Osuna
  • La ampliación del Centro de Adultos le permitirá crecer en alumnos, cursos y matrículas

Dinamizar el barrio de San Juan y dotarlo de más servicios públicos. Éste es el objetivo del alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, para el edificio del colegio Juan XXIII una vez concluya este curso escolar.

El alcalde emeritense ha aclarado que una vez conocida la reubicación del alumnado del Juan XXIII desde el ayuntamiento de Mérida, “conocedores de las necesidades de la ciudad en el ámbito de la educación de adultos y de formación para el empleo, hemos propuesto a la Consejería de Educación el traslado del Centro Público de Educación de Personas Adultas Legión V a las instalaciones del Juan XXIII”, ha anunciado.

Según Rodríguez Osuna ya están trabajando en estas gestiones y la propuesta ha sido bien recibida por la Consejería de Educación y ya se están explorando las posibilidades con la Dirección del CEPA Legión V para que el traslado se pueda materializar de cara al próximo curso.

Como ha avanzado el alcalde, las instalaciones del Juan XXIII permitirán al CEPA seguir desarrollando su oferta educativa que abarca una amplia oferta en formación formal y no formal, como enseñanza secundaria para adultos o FP Básica de cocina y de restauración o enseñanza de español para extranjeros y enseñanzas iniciales; y les permitirá crecer en titulaciones y matrículas.

“Con el cierre escolar del Colegio Juan XXIII, surge una importante oportunidad e innovación educativa en esa barriada”, explica el alcalde emeritense, quien recuerda que “las necesidades educativas del alumnado actual, han sido cubiertas desde el servicio público de la Junta de Extremadura”, puntualiza.

Centro Innovador para la barriada

Con esta decisión política que conseguirá que el edificio del Juan XXIII siga siendo un centro educativo y educador “y no solo en la mañana si no que se convierte en un centro educador con la posibilidad de que se utilice todo el día, optimizando de forma real el uso de estas instalaciones”.

Por ello, el alcalde prevé que se convierta en un centro de referencia puesto que, “son numerosos los proyectos formativos laborales, que hemos dejado de emprender por falta de espacios y hemos tenido muchas colaboraciones que no hemos podido atender”, asevera.

De esta forma, Rodríguez Osuna adelanta algunos proyectos de futuro a desarrollar en la barriada y su nuevo centro como espacios de formación continua para empleados y empleadas municipales, espacios de formación teórica de las lanzaderas de empleo, espacios de formación teórica de las escuelas profesionales duales, espacios de Formación de la Universidad Popular de Mérida: ciudadanía, comercios, asociaciones, etc, o espacios Formativos de colaboración para proyectos de interés en alianzas con sector privado empresas nacionales: energéticas por ejemplo.

Antonio Rodríguez Osuna: