El alcalde solicitará en solitario al Ministerio que la Unidad Militar de Emergencia intervenga en la retirada del camalote

26/02/2016 | Alcaldía, Urbanismo

camalote-meridaEl alcalde va a exigir en solitario al Ministerio de Agricultura que la Unidad Militar de Emergencia intervenga en la retirada del camalote, ya que en el Pleno de ayer los grupos municipales del PP, IU y Mérida Participa se opusieron a ello, anteponiendo los deseos electorales a la eliminación de la planta.

Rodríguez Osuna lamenta profundamente que los grupos políticos no hayan tenido altura de miras, ante una situación que puede ser muy grave en los próximos meses, porque la primavera que se viene encima va a suponer muchos millones de gasto en la retirada de la planta.

La Junta, la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), la Universidad de Extremadura y la Unión Europea han expresado la gravedad de la situación y han hecho ver al Ministerio de Agriculturala necesidad de implicar a más colectivos en la retirada del camalote cuanto antes.

Así, el alcalde manifestó en el Pleno que esperaba que el Ministerio reconsidere su postura y ayude a la ciudad, porque el problema puede agravarse en los meses de verano, y que invierta por tanto más dinero y ponga más medios en la lucha contra el camalote.

Rodríguez Osuna dijo a los concejales que hay un total desconocimiento de la UME, “que está preparada específicamente, con técnicos e ingenieros, para actuar en desastres y emergencias y, entre ellas, las medioambientales. Y este está siendo el peor año medioambientalmente, y por eso los técnicos están pidiendo actuar rápido y con los mayores medios”.

La Junta, la Confederación, el Plan Territorial de Emergencias de Protección Civil, todos ven un momento de emergencia en el actual, y por eso el alcalde cree que no se puede esperar más, “porque luego será tarde y volveremos al Pleno a llorar porque entonces sí será una catástrofe medioambiental, cuando la cuestión afecte al regadío o a las depuradoras de otros municipios”.

En este sentido, quiere insistir en que ya  hay numerosos municipios extremeños no afectados, que están aprobando mociones similares porque tienen miedo y es un problema que puede llegar a otras comunidades autónomas y “por eso hay que tener altura de miras”, señala el alcalde, que como manifestó en el transcurso del Pleno ordinario celebrado en el día de ayer, correspondiente a este mes de febrero, insiste en que “hay gente que quiere seguir viviendo políticamente del camalote dentro de tres meses, que parece quiere ganar la batalla al PSOE y a este alcalde, y aquí la única batalla que hay que ganar es al camalote”.

El delegado de Urbanismo Rafael España insiste también en este punto: “De momento se ha salvaguardado el paso del camalote a los regadíos, pero el día que haya pérdidas económicas importantes lloraremos. Por eso está más que justificada la decisión. Me sorprende que haya grupos políticos que critican la negativa del señor Rajoy a intervenir y que ahora se diga que no tiene justificación la intervención de la UME”.

Hay que recordar que en la Comunidad Autónoma extremeña se ha declarado el nivel de gravedad 1 prevista en el plan Territorial de Protección Civil (PLATERCAEX) por este asunto, por tratarse de una emergencia en los ecosistemas fluviales y medioambiental, que ha producido ya daños considerables previéndose además, por las anómalas temperaturas de este invierno.

Que, científicos de la Universidad de Extremadura, consideran que el riesgo de un crecimiento exponencial de esta plaga puede suponer un riesgo muy grave para el río Guadiana; que la Confederación Hidrográfica del Guadiana, el organismo de cuenca responsable de la conservación del cauce del río reconoce que cualquier ayuda que llegue será necesaria para luchar contra esta plaga, especialmente en estas últimas semanas invernales en las que aún no han comenzado los riegos de cultivos y el cauce del río se encuentra muy bajo facilitando así las tareas de limpieza.

Por todo ello, y ante la gravedad de este problema no sólo para Mérida sino para Extremadura, la necesidad y urgencia en la toma de decisiones es evidente y la colaboración de todos los organismos posibles es imprescindible.  “Por eso hay que exigir al gobierno la intervención de la UME, y soy consciente de que hay mandos que ya esperan la orden del Ministerio para actuar”.