El Ayuntamiento edita «El manuscrito perdido de la Historia de la Ciudad de Mérida», de José Manuel Novoa, que recupera la historia escrita por Gregorio Fernández Pérez en el siglo XIX

19/07/2021 | Alcaldía, Cultura

El Alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, ha presentado hoy El Manuscrito perdido de la Historia de la Ciudad de Mérida, de José Manuel Novoa Pérez, que recupera la Historia de las antigüedades de Mérida que fue escrito en 1857 por Gregorio Fernández Pérez.

El libro, editado por el Ayuntamiento e impreso por la Diputación de Badajoz, transcribe esta historia de la ciudad y contiene plegadas 10 láminas de monumentos de Mérida. Aporta multitud de datos sobre los baños de Alange, las reliquias de la parroquia de Santa Eulalia o la reconquista de Mérida. Además, tiene especial relevancia la historia eclesiástica, que fue eliminada de su primera versión, destacando El Llibro de las vidas de los Padres Emeritenses.

Las notas y comentarios de José Manuel Novoa en el texto, ayudan a esclarecer, no sólo la obra en sí, sino también al autor y el contexto en el que se redactó el manuscrito. Como ha señalado el Alcalde, “el Ayuntamiento hace justicia y completa una laguna en la historiografía local publicando esta obra completa de Gregorio Fernández Pérez”.

“La publicación de este libro en el momento actual, le da un impulso a la cultura de Mérida para conocer la historia de una Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Este libro no está solo dirigido a eruditos o bibliófilos, también es para todos los ciudadanos y ciudadanas de Mérida, que puedan disfrutar de su lectura y de la historia de nuestra ciudad”.

“Desde el Ayuntamiento de Mérida queremos agradecer a la Diputación de Badajoz la labor que llevan a cabo al publicar este tipo de libros, que apoyan a la cultura no sólo de Mérida sino de Extremadura”.

Como ha señalado José Manuel Novoa Pérez, la Historia de Mérida de Gregorio Fernández Pérez “es del mayor interés e importancia”. Fue editada por primera vez en 1857 y en 1893, a iniciativa de Don Pedro María Plano, se reeditó. “Pero en ambas ocasiones el texto no era completo pues se obviaron datos muy significativos de la etapa cristiana, bien relevante en sus primeros momentos”.

“Al mismo tiempo, no se incluyeron las ilustraciones que acompañaban al texto en su totalidad. Por ello, esta edición, al poder contar con el manuscrito realizado por el notable historiador, subsana las referidas carencias”.