Ayuntamiento

El Pleno del Ayuntamiento de Mérida ha realizado esta mañana una Declaración Institucional por el COVID-19 refrendada por todos los grupos políticos con representación municipal en la que se ha anunciado la adhesión del Ayuntamiento al luto oficial que decrete el Gobierno de España, además de que, una vez finalice el estado de Alarma, se convocará a la ciudadanía emeritense a un acto homenaje, en la Plaza de España, para honrar su memoria y agradecer a todos y todas las profesionales que han estado en primera línea durante este tiempo.

La declaración, que ha sido leída por el alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, destaca la “gran responsabilidad con la que los y las emeritenses están actuando respetando las directrices que nos vienen marcando las autoridades sanitarias. Una paralización de la ciudad que nos debe llevar, una vez finalizada la desescalada, a un considerable esfuerzo desde la administración local para paliar los efectos que esta pandemia, dejan en el tejido económico y social de la ciudad”.

En la misma, se ha transmitido las condolencias a los familiares y amistades de las personas que han fallecido como consecuencia del virus COVID-19, así como a todas aquellas personas que, por distintas causas, han fallecido durante este Estado de Alarma.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Mérida ha querido quiere agradecer profundamente la labor incansable y valiente de todas y todos los profesionales del sector público y privado que han contribuido en primera línea a luchar contra los efectos de esta crisis cuidando de la salud de los afectados como es el caso de los sanitarios y sanitarias, trabajando con los colectivos más vulnerables, los trabajadores y trabajadoras de servicios esenciales manteniendo los suministros, garantizando el acceso a los bienes básicos, y ejerciendo la protección de la ciudadanía, entre otros. Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local, Protección Civil, Fuerzas Armadas, Cruz Roja, Asociaciones de Voluntariado, solidarias y trabajadores municipales que han cubierto los servicios esenciales.

La declaración concluye con el compromiso de seguir trabajando en la lucha contra esta crisis “llevando a cabo todas las acciones y medidas necesarias para paliar los devastadores efectos sociales y económicos que ha provocado este virus”.