descendero-obras

•  Se trata de una intervención que ha asumido el equipo de Gobierno de Mérida con el asesoramiento del Consorcio de la Ciudad Monumental y que tiene un coste de 46.007 euros


El alcalde, Antonio Rodríguez Osuna, la portavoz municipal, Carmen Yáñez, y el Director del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, Félix Palma, han visitado las obras realizadas en el descendedero del Puente Romano, una vez finalizados, prácticamente en su totalidad, los trabajos de adecuación y accesibilidad al paseo perimetral del Guadiana desde el propio Puente Romano.

“Este descendedero es el que más tránsito tiene y hemos conseguido que sea más accesible. La obra queda en consonancia con el entorno y culminará con la retirada de maleza del entorno del Puente Romano. Vamos a realizar más intervenciones de ese tipo con el asesoramiento del Consorcio para poner en valor nuestro Patrimonio Mundial”, ha explicado el alcalde, Rodríguez Osuna.

Los trabajos han consistido en la mejora de su pavimento y la limpieza del mismo. Se trata de una intervención necesaria para garantizar la pervivencia de este bien, con obras de conservación y restauración de urgencia en un tramo muy deteriorado y que ha sufrido importantes desprendimientos y dificultad del tránsito peatonal. Para la realización de los trabajos se ha contado con el asesoramiento técnico del Consorcio de la Ciudad Monumental.

El antiguo pavimento de esta zona del puente estaba formado por un pavimento de piedras natural con forma de rajuela, es decir, piedras de río, en bolos o gravas de gran tamaño.
Al ser los cantos de gran formato dificultaban el tránsito peatonal. Además, en algunas zonas del lugar existían lagunas que habían perdido parte de este empedrado, además de diferentes parcheados que se han ido realizado a lo largo del tiempo.

La intervención ha incidido igualmente sobre la limpieza de la vegetación entre el tablero del puente y los pretiles. Por ello se ha eliminado dicha vegetación en unas intervenciones que se han realizado por medios manuales para no afectar al monumento.

En la obra se han realizado los llamados rejuntados en los paramentos con el objetivo de evitar en el futuro la entrada de agua y arena que palie el crecimiento de la vegetación.
La pavimentación nueva mantiene la armonía con el resto del puente pero, haciéndolo más confortable y accesible para el tránsito de peatones. Para ello se han utilizado materiales naturales para su colocación. El presupuesto de la obra ha ascendido a 46.007 euros, IVA incluido.

Esta mejora se ha hecho posible gracias al esfuerzo y trabajo de gestión económica del ayuntamiento, que obtuvo, nuevamente, en 2019 superávit económico en sus cuentas. Por lo tanto, estas mejoras se han llevado a cabo gracias al remanente positivo del ejercicio 2019.

El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna y el Director del Consorcio, Félix Palma: