foto_iluminacion_merida_templo_07Los edificios más emblemáticos de las ciudades españolas se han iluminado de rosa a petición de Plan International para conmemorar el Día Internacional de la Niña, declarado el 11 de octubre por Naciones Unidas.

Por cuarto año consecutivo, Plan International organiza diferentes actividades en el marco del Día Internacional de la Niña, con el objetivo de dar a conocer la realidad que viven las niñas –las pobres entre los pobres-, y establecer los pasos y herramientas para acabar con la discriminación de género a través de la educación y el empleo.

El Palacio de Cibeles en Madrid, la Alhambra en Granada, el Palacio de la Magdalena en Santander, el edificio del Ayuntamiento en Valencia, el Teatro Campos Elíseos en Bilbao, la Torre de Hércules en A Coruña, el Templo de Diana en Mérida, las casas colgantes de Cuenca, el acueducto de Segovia y el edificio del Ayuntamiento en Tarragona, entre otros, se tiñen de rosa como muestra de apoyo a la defensa de los derechos de las niñas.

Estos edificios se unen así a otros muchos lugares de todo el mundo como, por ejemplo, el Empire State Building en Nueva York, las Cataratas del Niagara en Ontario, el City Hall en Copenhague y la Torre de Calgary en Alberta, entre otros) que se visten de rosa con este motivo.

Con esta iniciativa, Plan International busca acabar con la doble discriminación, por género y edad, que afecta a millones de niñas en todo el mundo a través de la educación como base fundamental y fomentar el derecho que tienen las niñas de ir al colegio para recibir una educación de calidad que les permita romper el círculo de discriminación y pobreza. Además, este año Plan International ha presentado el movimiento #Girl4President, que nace con el objetivo de aumentar la concienciación de los derechos de las niñas y mostrar a quienes toman las decisiones a nivel mundial que las niñas y adolescentes deben estar en el corazón de las agendas políticas. Así, se ha lanzado una petición de un millón de adhesiones por la igualdad de oportunidades, el acceso equitativo a una educación primaria y secundaria básica universal, obligatoria, gratuita y de calidad y la participación de las niñas en la toma de decisiones que les afectan. Estas adhesiones se entregarán en los centros de decisión política.

En 2012, Naciones Unidas proclamaba el 11 de octubre como el Día Internacional de la Niña,  un reconocimiento logrado gracias a la campaña “Por Ser Niña” de Plan Internacional, organización internacional de protección de los derechos de la infancia, cuyo objetivo es acabar con la doble discriminación -por género y edad- que millones de niñas sufren en el mundo.