La decisión de talar la palmera de la Plaza de España es la más lógica ante el riesgo de fractura en un lugar muy transitado

05/01/2016 | Parques y Jardines

En la fotografía se observa la pudrición interna en el troncoLa Delegación de Parques y Jardines lamenta que se haya tenido que tomar la decisión de talar una palmera de la Plaza de España, pero ésta era la solución más lógica ante el riesgo de fractura en un lugar muy transitado y por el que hoy va a discurrir la Cabalgata de Reyes. Era un riesgo evidente para los ciudadanos y, ante ello, se ha optado por la seguridad.

Este es el informe técnico que la Delegación ha tenido en cuenta a la hora de talar la palmera:

“Sobre las 12,30 horas del 4 de enero de 2016, se recibe en esta delegación de Parques y Jardines un aviso de la Policía Local, alertando de la inclinación de una palmera en la Plaza de España.

Personado en el lugar observo que, efectivamente, la palmera más próxima a la Presidencia de la Junta de Extremadura que  ya de por sí tenía una inclinación, se había inclinado más como podía comprobarse a simple vista.

Prueba evidente de la inclinación era que el cable eléctrico colocado recientemente apoyándose en la palmera para alimentar a la iluminación artística navideña había pasado de formar la típica curva catenaria a estar anormalmente tenso.

Pero lo más preocupante era que la inclinación se producía a partir de un estrangulamiento en el estípite (tronco de la palmera). Estos estrangulamientos, que están presentes en varias de las palmeras de la Plaza de España, tienen como origen seguramente cuando se trasplantaron esas palmeras, pues durante el tiempo que transcurre entre el trasplante y el “agarre” definitivo de la palmera, ésta emplea sus recursos en desarrollar nuevas palmas, emitir raíces… a costa del desarrollo en grosor del tronco. Una vez que se consolida la palmera en su nuevo emplazamiento el tronco tiende a recuperar su grosor normal. Después pueden pasar décadas (que ya han pasado) que la masa de tronco y corona por encima del estrangulamiento supera la resistencia de los tejidos estrechados en ese punto y se produce la fractura. Todo esto está demostrado científicamente según estudios de la Asociación Española de Arboricultura.

Ante esa tesitura de riesgo más o menos inminente de fractura, dado la transitado del lugar, la celebración hoy del final de la cabalgata de Reyes en ese lugar, tomé la decisión técnica que lo más aconsejable era la tala de la palmera, por lo que se lo comuniqué al Delegado de Parques y Jardines y di la orden correspondiente a la empresa concesionaria del servicio.

En el día de hoy, una vez que se ha procedido talar el tronco de palmera que quedaba, se ha observado además una importante pudrición interna en el tronco desde el punto estimado de fractura, hasta la base del mismo».

Declaraciones del delegado de Parques y Jardines, Marco Guijarro: