Mérida contará con una de las mayores plantas de tratamiento de aguas residuales basada en microalgas del mundo

28/12/2020 | Urbanismo

alcalde-aqualia-sababa02

• Aqualia y el Ayuntamiento han firmado un convenio para la construcción de una planta a escala demostrativa en una parcela anexa a la depuradora de aguas residuales

• A través de las microalgas se podrían depurar las aguas de forma más sostenible, con menor consumo de energía y aprovechando su biomasa para la obtención de biofertilizantes, bioestimulantes y/o biopesticidas para la agricultura


El Ayuntamiento de Mérida y Aqualia, la empresa gestora del Servicio Municipal de Agua, han presentado el proyecto de I+D “H2020 SABANA”. Dentro del marco del proyecto, Aqualia construirá en la ciudad emeritense una de las plantas de tratamiento de aguas residuales basadas en microalgas más grandes del mundo.

Este proyecto de investigación está integrado por un consorcio de 12 entidades, entre las que se encuentra Aqualia, de 5 países: España, Italia, Alemania, Hungría y República Checa. Su objetivo es estudiar la posibilidad de cultivar microalgas a partir de los nutrientes contenidos en las aguas residuales para así obtener biomasa y su posterior valorización como biofertilizantes, bioestimulantes y/o biopesticidas de alto valor agronómico.

La tecnología de microalgas representa un nuevo paradigma de la depuración de aguas residuales, ya que convierte las estaciones depuradoras (EDARs) en fuente de recursos “verdes” de alto valor añadido (bioplásticos, biofertilizantes, cosméticos…) a la vez que se reduce de forma significativa los requerimientos energéticos para tratar las aguas de forma eficiente.

H2020 SABANA tiene el objetivo de convertir la EDAR de Mérida en una biofactoría a escala real, y un claro ejemplo de economía circular aplicado a escala industrial. Para esto se construirá un área de tratamiento de cerca de 20.000 m2, donde se instalarán los denominados “raceway” (un carrusel de agua abierto con poca profundidad donde se cultivan las microalgas), que dará una capacidad de tratamiento de aguas residuales de alrededor de 2 millones de litros al día y una producción de biomasa de alto valor cercana a las 200 toneladas al año.

El alcalde de la Ciudad, Antonio Rodríguez Osuna, el director de la Delegación de Aqualia en Extremadura, Francisco Blanco, y el responsable del Área de Sostenibilidad del departamento de Innovación de Aqualia, Zouhayr Arbib, han sido los encargados de presentar este proyecto hoy en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

alcalde-aqualia-sababa01

El alcalde ha destacado que Mérida “va a situar a Mérida en su objetivo de ser una ciudad plenamente integradora y sostenible” por lo que ha agradecido a Aqualia que haya decidido su instalación en Mérida “que encaja en la estrategia de apuesta de Objetivos de Desarrollo Sostenible, porque todas las políticas transversales que aplica este Ayuntamiento deben tener como base fundamental la innovación y la sostenibilidad”.

Por su parte, Francisco Blanco, de Aqualia, ha querido señalar la importancia de traer una investigación de este tipo a Mérida, ya que “se trata de un proyecto que cuenta con una financiación europea cercana a los 9 millones de euros y con una gran repercusión a nivel medioambiental, una iniciativa comprometida con el cumplimiento de los ODS que sale adelante gracias a la colaboración público-privada entre empresas, universidades y centros de investigación internacionales”.

El responsable del proyecto H2020 SABANA en Aqualia, Zouhayr Arbib, ha detallado en qué consistirá éste y la “revolución” que implica – “es un cambio de paradigma del modo en que vemos el agua residual y las depuradoras. En SABANA el agua residual pasa de ser un desecho a convertirse en materia prima para la obtención de un subproducto de gran valor (los biofertilizantes) y para las depuradoras, que siempre han sido infraestructuras con un gran consumo energético, se abre la posibilidad de que se transformen en fábricas de bioenergía gracias a las microalgas”.

Además, ha destacado que se ha elegido Mérida porque Extremadura “es un sitio perfecto para instalar este tipo de tecnologías innovadoras y perfectas para demostrar la viabilidad técnica y económica, y Mérida es el sitio perfecto”, destacando, además, la gestión realizada por el Ayuntamiento.

Aqualia ya cuenta con amplia experiencia en este tipo de proyectos en el territorio nacional. Actualmente cuenta con instalaciones para validación de este mismo proceso, habiendo superado los 9 años de operación en los sistemas raceway, y habiendo conseguido un proceso estable y continuo de depuración con los mismos.

Declaraciones de Antonio Rodríguez Osuna, Francisco Blanco y Zouhayr Arbib: