Ochenta trabajadores municipales realizan un curso sobre cómo utilizar desfibriladores

22/02/2018 | Contrataciones, Noticias

desfibriladoresLa delegada de Contrataciones Carmen Yáñez, y el delegado de Turismo Pedro Blas Vadillo, han asistido al curso de formación que están recibiendo ochenta trabajadores municipales como paso previo a la instalación de los desfibriladores en edificios públicos.

Yáñez ha explicado que “entendíamos que una administración como esta, y la situación de sus edificios como polideportivos, policía local, información turística, etc…, era importantísimo que tuviéramos desfibriladores como medida preventiva y paliativa para utilizarlas cuando sea necesario”.

Los trabajadores han iniciado esta semana un curso sobre cómo saber utilizar un desfibrilador, que la empresa Anek S3, S.L, suministradora de los equipos, está realizando en la Delegación de Urbanismo, “que, aunque son aparatos de fácil manejo, deben aprenderlo los trabajadores porque son los que están físicamente en las instalaciones y van a prestar el servicio en caso de necesidad”, ha señalado Yáñez.

El curso, que se ha tenido que comunicar a la Junta con 45 días de antelación a su realización, se realiza de 8 a 16 horas, con clases teóricas y prácticas sobre RCP Básica (Reanimación Cardiopulmonar), OVACE (Obstrucción de la Vía Aérea por un Cuerpo Extraño) y otras técnicas del SVB (Soporte Vital Básica).

Anek S3, S.L fue la mejor oferta presentada y la adjudicataria de los trabajos de instalación de 17 desfibriladores, por un importe total de 29.949,92 euros, con el mantenimiento, instalación y formación de los trabajadores.

Una vez finalizado el curso, que se prolongará hasta el 1 de marzo, los desfibriladores se repartirán por las siguientes instalaciones municipales: 5 en instalaciones deportivas, 5 en los vehículos de la Policía Local; y uno en el edificio del Ayuntamiento de la Plaza de España, en la delegación de Urbanismo,  en el centro cultural Alcazaba, en Servicios Sociales, en Alcaldía y dos en las oficinas de Turismo. De los 17, cinco son automáticos.

Pedro Blas Vadillo ha señalado que, a pesar de la situación económica,  la instalación de estos desfibriladores “era una cuestión de voluntad política y de compromiso con la ciudadanía para que Mérida sea una ciudad cardiosaludable donde se consigue asistir a cualquier persona que lo necesite y disminuir los tiempos de respuesta que son imprescindibles para recuperar a un paciente en situación de parada”.

Declaraciones de Carmen Yáñez y Pedro Blas Vadillo:

: